Llegar al fondo


IV DOMINGO DE ADVIENTO
CICLO A

Is 7, 10-14; ; Sal 23; Rm 1, 1-7; Mt 1, 18-24

Llegar al fondo

 El evangelio de Mateo nos sorprende al presentarnos el nacimiento de Jesús desde la mirada de San José. Como sabemos, él estaba comprometido con María;  y “antes de empezar a estar juntos, Ella se encontró encinta por obra del Espíritu Santo” (Mt 1, 18). José tuvo que discernir aquel suceso y llegar al fondo de un misterio que lo desbordaba. Tardó en asimilar que la antigua profecía de Isaías (cf. Is 7, 14) se estaba cumpliendo. Después del sueño en el que entiende la intervención de Dios que ha engendrado por obra del Espíritu Santo, José ve en María la misma obra de Dios;  llega al fondo de un misterio divino en el cual se descubre involucrado.
José aparece aquí como un hombre justo. Por un lado, queriendo responder a su fidelidad y amor a Dios, intenta observar la ley, que en tal caso lo obliga a repudiar a María; pero por el otro lado, su amor al prójimo le impide infamarla. Esta sensibilidad espiritual de José puede provocarnos hoy a quienes muchas veces juzgamos desde la simplicidad de nuestros criterios, los acontecimientos de nuestra historia relaciona, para que intentemos llegar al fondo de esas realidades, hasta donde se encuentra la razón divina.
 Si cuando estamos confundidos aguzamos nuestros sentidos espirituales para escuchar a semejanza de José: “…no dudes en recibir en tu casa a María…”, es decir no dudes en llegar al fondo de los acontecimientos que parecen incomprensibles, no te retires mirando solo desde las superficialidades de tu condición humana, creo que empezaremos a descubrir la obra de Dios en nuestras vidas y la razón última por la cual Dios se tiene un plan con nosotros.
 ¡Qué importante atreverse a llegar al fondo de las razones de Dios, sobre todo hoy, cuando parece que vivimos en un mundo de analfabetos espirituales! Hay muchos que no han desarrollado su habilidad mínima para leer señales trascendentes y el ordenamiento natural de la razón y de la fe.
Para llegar al fondo del misterio del nacimiento del Salvador y al fondo de nuestra propia vida, intentemos estas tres actitudes:

1 -Hay que leer las señales del cielo
 Dios ha permitido, por toda nuestra historia, algunas señales que nos ayudan a entender sus misterios. La gran señal que anunció por medio de Isaías: “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-con-nosotros”, sigue fecundando nuestra intuición para llegar a Dios. Sin embargo, hemos de avanzar en la lectura de nuevas señales que orienten nuestra historia.
 Busquemos señales en la sencillez de nuestras vidas; es allí, en la cotidianidad, donde hemos de leer con categorías superiores a las meramente humanas, la presencia vital de Dios.
 Podríamos intentar una virginidad espiritual; es decir, permitir la concepción espiritual de Dios en nosotros. Permitirle obrar en nuestra fragilidad.

2 -Hay que contemplar la nueva creación
 El apóstol San Pablo nos remite a contemplar el misterio de Cristo en su totalidad: su encarnación, muerte y resurrección; y a partir de esta realidad vivir nuestra pertenencia a Cristo.
 Se trata de descubrir que en la filiación divina de Jesús, la nueva creación.  Esto implica que dejemos a Dios sobrepasar en nosotros lo meramente humano, como María y José, para vivir a plenitud la experiencia del Emmanuel, como Dios con nosotros.

3 -Hay que vencer la frontera de la duda
 Ir más allá del cumplimiento de la ley como convencionalismo social.
 Ceñidos como José en la fe a Dios y en la fidelidad a la persona humana, hay que permitir el desarrollo de las cosas de Dios en nuestras vidas, para llegar al fondo de todo misterio.
 José supo ser bueno, justo y santo, porque descubrió un proyecto superior al del puro matrimonio, una vocación mayor; creyó en una nueva humanidad.
 Creo que más allá de nuestras dudas, incluso de la duda gnóstica, podemos encontrar, a semejanza de José, las garantías del orden divino y el cumplimiento de las palabras proféticas.

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor Active Javascript para ver todos los Widget